Noticias

Ignacio del Valle. Entrevistado por Getafe Negro

FICHA POLICIAL
Nombre y apellidos: Ignacio del Valle.
Lugar y fecha de nacimiento: Oviedo (España), 1971.
Profesión: Escritor, sospechoso habitual de la novela negra.

SITUACIÓN PROCESAL
Es autor de la serie de suspense histórico protagonizada por Arturo Andrade y formada por "El arte de matar dragones" (Algaida, 2003. Alfaguara, 2016. Premio Felipe Trigo), "El tiempo de los emperadores extraños" (Alfaguara, 2006-2016. Prix Violeta Negra del Toulouse Polars du Sud 2011, Premio de la Crítica de Asturias 2007, mención especial Premio Dashiell Hammett 2007, Premio Libros con Huella 2006), que fue llevada al cine por Gerardo Herrero ("Silencio en la nieve", película con Juan Diego Botto y Carmelo Gómez estrenada en 2012), "Los demonios de Berlín" (Alfaguara, 2009-2016. Premio de la Crítica de Asturias 2010) y "Soles negros" (Alfaguara 2016. Premio Buenos Aires Negro 2016). En 2016 publica la novela por entregas "Los días sin ayer" en el suplemento El País Semanal -diario El País-, con ilustraciones de Miguel Navia.

Asimismo ha escrito las novelas "De donde vienen las olas" (Aguaclara, 1999. Premio Salvador García Aguilar), "El abrazo del boxeador" (KRK, 2001. Premio Asturias Joven), "Cómo el amor no transformó el mundo" (Espasa, 2005), "Busca mi rostro" (Plaza & Janés, 2012), "Índigo mar" (Pez de Plata, 2017); y el libro de relatos "Caminando sobre las aguas" (Páginas de Espuma, 2013).

Además de los galardones mencionados, tiene en su haber más de cuarenta premios de relatos a nivel nacional y sus obras han sido traducidas a varios idiomas. Escribe columnas de opinión en el diario El Comercio, y colabora con El Viajero de El País, entre otras publicaciones.

Ha dado talleres y conferencias en universidades de diversas ciudades del mundo, entre otras Madrid, Tokio, Ciudad de Panamá, Milán, Nueva York y El Cairo.  

De 2012 a 2015 ocupó el cargo de subdirector y coordinador para Europa de la fundación cultural Mare Australe de Panamá.

Actualmente dirige la sección cultural Afinando los sentidos en Onda Cero Radio.

Más información: www.ignaciodelvalle.es

OBSERVACIONES
Le buscamos para entrevistarle. Mientras tanto, la casualidad quiere que La 2 de TVE proyecte la adaptación cinematográfica de su novela “El tiempo de los emperadores extraños”; una casualidad que como investigadores nos viene pintiparada. Eso sí, parece jugar al despiste: “Silencio en la nieve” es su nuevo título. En el proceso, nos vemos ante otro escollo: el ingente número de bolos al que se ve sometido nuestro sospechoso. Pero no nos arrendramos, insistimos y, por fin, lo conseguimos. Aquí está el resultado de nuestro interrogatorio policial.

INTERROGATORIO

La trilogía de Arturo Andrade, con la Segunda Guerra Mundial de fondo, te han convertido en sospechoso habitual de la novela negra en España. ¿Qué puedes alegar a favor y en contra para tu defensa en la arena pública?
Es un placer tener lectores y que la serie de Arturo Andrade recorra los festivales españoles. En contra, me temo que poco o nada, el hecho de poder seguir escribiendo ya es recompensa en sí misma.

¿Qué ha supuesto para ti ver en la gran pantalla tu novela “El tiempo de los emperadores extraños” (“Silencio en la nieve”) de la mano de Gerardo Herrero y con actores como Juan Diego Botto y Carmelo Gómez?
Te produce entusiasmo y extrañeza. Encontrarte de repente con los espectros que han habitado tu cabeza durante años, y además que se reencarnen en espléndidos actores, tiene un efecto euforizante a la vez que asombroso. Soy consciente de la suerte que tuve, y más con el paso del tiempo y la constancia de lo difícil que resulta que un proyecto literario sea llevado a la gran pantalla. La primera vez que vi los escenarios en Lituania me quedé sin habla. Disfruté mucho con mi estancia durante el rodaje, y más al ser un cinéfago.

¿Sigue siendo a día de hoy La División Azul una gran desconocida para el gran público?
A raíz de la publicación de “El tiempo de los emperadores extraños” se produjo el lanzamiento de más títulos de novela y ensayo relacionados con la División Azul, no sé si impulsados por mi trabajo o que ya venían gestándose en el tiempo. Lo cierto es que ya no es tan desconocida, y si antes la gente solía ocultar que tenía un abuelo divisionario, ahora se reconoce con más alegría. Por cierto hay un espléndido museo privado en Alonso Cano 66, Madrid, sostenido por las cuotas de cientos de socios. No estaría mal que el Estado aportase algo para su buena marcha, porque estamos hablando de la Historia de España, al margen de ideologías.

¿Es la Segunda Guerra Mundial una cómplice más en tus relatos?
Es el hecho histórico más importante de los últimos quinientos años, repleto de crueldad, belleza, surrealismo... todos los materiales perfectos para escribir, así que es muy relevante en la serie de Arturo Andrade.

¿Cómo te documentas para escribir estos relatos sobre la Historia que va de 1933 a 1945?
En este caso hasta 1947, con la salida de la última novela de la serie, “Soles negros”. Paso muchas horas en la Biblioteca Nacional y viajo a los lugares donde suceden mis relatos.

¿De dónde viene tu germanofilia y por qué?
Bueno, me interesan muchos países y muchas tradiciones artísticas, y en ese sentido, Alemania ha dado un buen puñado de artistas y filósofos que admiro, Goethe, Beethoven, Telemann, Schopenhauer... Incluso en el apartado del mal, me interesan sus demonios, Carl Schmitt, por ejemplo. Cuando estaba escribiendo “Los demonios de Berlín” pasé temporadas en la ciudad, y solo comprendí determinados aspectos del nacionalsocialismo cuando me perdí en los bosques de Grunewald y contemplé cómo la luz se degradaba poco a poco.

¿Qué razones te llevaron a cambiar el escenario de tu vida de Asturias a Madrid?
En Asturias no había oportunidades para vivir de mi oficio, que es la escritura.

¿Has pensado alguna vez en trasladarte a Berlín?
Me gusta demasiado Madrid.

Hagamos una reconstrucción de los hechos… ¿Qué te ha llevado a convertirte en escritor?
Es algo que llevas dentro, el talento, una vocación. Es difícil imaginar mi vida de otra manera.

¿De qué hablan tus relatos y de qué manera lo hacen?
Mis relatos hablan de la condición humana, de nuestros demonios y virtudes y ambiciones y frustraciones y todo lo que conforma nuestro devenir como personas. Intento contar una historia, con atención expresa al estilo y teniendo en cuenta que la estructura debe ayudar a transmitir lo que tienes en tu cabeza. En mi caso, no hace falta ir contra Aristóteles, creo en la verosimilitud y en la trama, y el estilo debe estar en función de la historia. Entiendo que ahora esté de moda la autoficción o lo rizomático, pero no es lo que me interesa. Una historia, y emocionar con esa historia, ese es mi objetivo.

¿Cuáles son tus obsesiones más allá de la Segunda Guerra Mundial?
El amor, el cine, el arte, la música, la lectura, los viajes, la conversación, Nueva York, la costa marroquí, la historia, la filosofía, una cerveza congelada en días calurosos...

¿Quiénes son tus héroes y/o villanos favoritos y por qué?
Desde que vi el Joker interpretado por Heath Ledger, me quité el sombrero. También me gusta mucho el malo filosófico y bestial del “Meridiano de Sangre”, El Juez Holden. Y cómo olvidar a Robert Mitchum en “La noche del cazador”. Otra gran mala es Cathy Ames, de la novela “Al este del Edén”, de Steinbeck. El malo me suele interesar cuando es inteligente, amoral y dice las verdades que los buenos no quieren admitir.

Cuando planificas un “crimen” literario, ¿tienes algún sistema, manía, hábito o forma de proceder?
No soy maniático, solo necesito un ordenador, un café y una vaso de agua. Antes de escribir voy ya con todo muy estudiado en la cabeza, las estructuras delimitadas y las escenas pensadas. Lo que no quita que pueda improvisar sobre la marcha.

¿Hay mucho de reescritura?
No reescribo, lo que hago es corregir cada cien páginas. De todas maneras, tiro pocos folios.

¿Qué crees que un festival como Getafe Negro ha hecho por la novela negra?
Ayudar a la visibilidad de los autores, facilitar el contacto entre lectores y escritores, mantener los libros y la dialéctica en movimiento. Se necesitan más festivales en España como Getafe, el ejemplo a seguir siempre es Francia, donde cada pueblito se enorgullece de tener sus festivales y actividades culturales como pilar de su identidad.

¿Algunas pistas sobre tus próximos pasos? Vaya por delante que no queremos acusarte de obstrucción a la justicia...
Estoy escribiendo una novela histórica, cuando termine volverá Arturo Andrade en su ya quinta entrega, si contamos “Los días sin ayer”, la novela por entregas que publiqué en El País Semanal. Y respecto a la justicia, eso es algo tan extraño en el mundo fuera de los conceptos humanos, que haríamos bien en dotarla de más medios a fin de que nuestra democracia no quede demolida por el populismo y demás demonios residentes.

Fecha de emisión de la ficha policial y entrevista al sospechoso:
20 de mayo de 2018

Suscríbete al boletín

No te pierdas toda la actualidad de Getafe Negro, festival de novela policiaca de Madrid.
Introduce tu correo electrónico a continuación y te mantendremos al día para que no se te escape ni una pista.

 

Prensa festival

91 521 24 28