Noticias

Leonardo Padura. Entrevistado por Getafe Negro

Leonardo Padura. Entrevistado por Getafe Negro © Iván Giménez

FICHA POLICIAL
Nombre y apellidos: Leonardo Padura.
Lugar y fecha de nacimiento: La Habana (Cuba), 1955.
Profesión: Escritor, sospechoso habitual de la novela negra.

SITUACIÓN PROCESAL
Licenciado de Filología por la Universidad de La Habana, en 1980. Narrador, periodista, guionista de cine, crítico y ensayista. Ha trabajado como periodista en la revista El Caimán Barbudo (1980-1983), el periódico Juventud Rebelde (1983-1989), ha sido Jefe de Redacción de la revista cultural La Gaceta de Cuba (1989-1995) y editor-jefe de la revista internacional de literatura policial Crimen y Castigo, (1994-95), publicaciones en las que siempre se ha dedicado a asuntos de cultura e historia. A partir de 1995 se vincula a la Agencia de Prensa IPS (Interpress Service) con la que sostiene una colaboración permanente durante 20 años.

OBSERVACIONES
En febrero de 2018 Leonardo Padura es interceptado en España, viene a presentar el nuevo libro de su icónico detective Mario Conde. Bajo un título como “La transparencia del tiempo”, el escritor cubano entreteje a lo largo de sus más de 400 páginas pasado y presente con maestría de artesano. La búsqueda de “la talla de una legendaria virgen negra cuya historia se remonta al tiempo de las cruzadas” es el hilo conductor de la trama. Queremos saber, sobre este caso y sobre el propio autor. Le preguntamos y conseguimos que declare su amplio historial delictivo en el mundo de la novela.

INTERROGATORIO

Eres sospechoso habitual de la novela negra en España, que incluye además un flamante Premio Princesa de Asturias de las Letras en 2015. ¿Qué puedes alegar a favor y en contra para tu defensa en la arena pública? ¿De qué hablan tus libros y de qué manera lo hacen?
En mi defensa, mis libros, que son mi trabajo, que es mi vida. Cada uno de esos libros es el mejor que era capaz de escribir en el momento en que los escribí. Y si no son mejores no es por falta de esfuerzo, sino de capacidad y talento… Y mis libros hablan de todo lo que soy capaz de hablar: de Cuba, su historia, sus glorias, exilios, desgarramientos; del destino de mi generación; de la condición humana; de la relación del hombre y la historia. Como Flaubert, aunque sin su genio, solo he pretendido llegar al alma de algunas cosas.

Hagamos una reconstrucción de los hechos… ¿Qué te llevó a convertirte en escritor?
Me hice escritor por competencia: si otros escribían, ¿por qué no iba a hacerlo yo? Luego todo cambió y soy escritor porque es un oficio duro y maravilloso y desde hace años vivo para él, e incluso, hasta vivo de él, lo cual es un lujo.  

¿Por qué la novela negra frente a otros géneros?
Escogí la novela negra porque me encanta el género: es muy generoso a la hora de ofrecerte la posibilidad de hacer literatura y de mirar los lados oscuros de una sociedad y del comportamiento humano.

¿Por qué novelas históricas como “El hombre que amaba a los perros” o “Herejes”? El lector más voraz se habrá dado cuenta de que la imbricación entre un género y otro en tus novelas es algo más que evidente. De hecho, la última, “La transparencia del tiempo”, hace alusiones a la Edad Media, pero también a la Guerra Civil española, entre otras referencias a la Historia (las cruzadas, Roger de Flor, etc.).
Escribo sobre la Historia porque trato de entender el presente a través de ella, saber cómo somos a partir de saber cómo fuimos: la Historia como espejo del presente, no como acumulación de hechos más o menos memorables.

¿Qué te ha sumado y restado un personaje como Mario Conde? ¿Qué tiene de ti este ya clásico detective con nombre de banquero español? Por cierto, ¿qué significa esa reiterada alusión a los 60 años que cumple el detective en tu última novela? ¿Piensas jubilarlo?
Conde no se jubilará hasta que yo me jubile, así que espero que trabaje en muchos casos más… Ese personaje me ha dado mucho, todo lo que le he pedido, que ha sido bastante: me ha dado sus ojos, su sensibilidad, su empecinamiento para hacer el intento de entender la realidad cubana y la vida de los cubanos en unas época críticas y muy complejas, que no se pueden mirar con los ojos del maniqueísmo. Conde ha sido mi compañero de viaje a través de 28 años de trabajo y por eso siempre va conmigo, advirtiéndome cuando hay una historia que merece ser contada… y protagonizada por él.

Cuando planificas un “crimen” literario, ¿tienes algún sistema, manía, hábito o forma de proceder?
No, método no. Todo depende del tipo de historia que voy a escribir, de dónde salió la idea, si tengo más o menos completo el argumento… Entronces escribo una primera versión en la que voy armando todo, dándole forma a la trama, buscando un final. Y luego empiezo a trabajar en serio: escribo, reescribo, reviso, doy a leer algunas de esas versiones, vuelvo a reescribirlas. Por un lado soy muy inseguro, por otro me quiero creer que la literatura y los lectores merecen respeto, que yo mismo me merezco respeto, y por eso trabajo 2, 3, 4 años en una novela policial, aunque sé que podría escribir dos por año… pero serían obras de las que no tendría el orgullo que me provocan las que he publicado.

¿Quiénes son tus héroes y/o villanos favoritos y por qué?
Uf… héroes literarios, muchos: Marlowe, Spade, Carvalho, Holden Caulfield, el coronel Aureliano Buendía, Antonio Consejero, Edmundo Dantés.. .. ni sé cuántos más. Héroes de la realidad, menos. Y villanos, pues ni sé. ¿Kevin Spacey que ahora es tan malo?

¿Qué crees que un festival como Getafe Negro ha hecho por la novela negra?
No he asistido nunca al Festival, pero seguramente, como otros de su género, habrá brindado un importante apoyo a la novela negra y sus autores, sobre todo a establecer una relación directa con sus lectores, algo que siempre se agradece.

¿Algunas pistas sobre tus próximos pasos? Vaya por delante que no queremos acusarte de obstrucción a la justicia...
Estoy pensando una novela. No tengo escrita ni una línea, solo la voy pensando. Cuando sepa algo más, haré mi confesión.


Fecha de emisión de la ficha policial y entrevista al sospechoso:
24 de febrero de 2018